Buscar
  • Tifis

¿Qué es la saponificación en frío?

Este es un término un poco confuso para quienes no conocen sobre jabones artesanales o procesados en frío. No te preocupes, en este post te explicaré lo que necesitas saber para saber diferenciar este tipo de jabón.


La saponificación en frío se le llama al proceso de convertir aceites en barras de jabón sin el uso de espumantes químicos, detergentes o bases pre-fabricadas. En procesos químicos, saponificar requiere que se usen dos fases: una oleosa (aceites de oliva, de coco, karité etc) y una fase acuosa alcalina (hidróxido de sodio, agua destilada o según el caso hidrolatos) que como resultado de mezclarlos bajo las condiciones de temperatura apropiados, se convierte en dos productos: jabón y glicerina.



En resumen: Aceites + mezcla alcalina = jabón + glicerina.


La saponificación en frío es la forma premium de una barra de jabón.


Ventajas de usar un jabón saponificado:


Todos los aceites tienen beneficios y perfiles muy específicos que resultan fascinantes a la hora de formular jabón. Por ejemplo, yo siempre uso aceite de oliva en los jabones que fabrico porque aportan una humectación increíble a la piel. Sin embargo, no podría hacer un jabón 100% de oliva porque no tendría espuma ni limpiaría la piel. Por eso la formulación de cada jabón es única, en donde uso aceites duros como coco o cocoa para aportar limpieza y protección.


(Fuente: elements bath and body)


Formular jabones es algo que llevo haciendo por varios años y siempre encuentro un beneeficio nuevo cada vez. Las pieles grasas por ejemplo, reaccionan muy bien a los jabones que contienen aceite de oliva y las pieles secas reaccionan muy bien a mis fórmulas que contienen manteca de karité.


El resultado de la saponificación es jabón + glicerina, no solo jabón. En algunos casos, los fabricantes industriales retiran la glicerina de la fórmula para reutilizarla en otros productos como cremas corporales y le reemplazan por un humectante de inferior calidad. El principal beneficio de un jabón saponificado en frío, es que se respeta el excedente de glicerina creado desde los aceites.



(Fuente: elements bath and body)


En la saponificación tradicional no se usan espumantes, conservantes o detergentes. Es por eso que las pieles sensibles, con dermatitis o ezcema son las más beneficiadas. A menor cantidad de ingredientes químicos artificiales o industriales, la piel sufrirá menos estrés.



(Fuente: elements bath and body)


Desventajas de usar jabón saponificado


A pesar que usar un jabón saponificado es la mejor opción para limpiar tu piel, existen dos principales desventajas: el precio es mayor y la limitación de lugares para comprarlo.


Los precios de una barra de jabón saponificado son superiores a los de un jabón de supermercado, pues los ingredientes como aceites de oliva y coco suben los costos de producción y el proceso manual hace que se requiera mucho más tiempo. Además, una barra de jabón saponificado necesita entre 30 y 40 días desde el momento de enmolde para que cure. Es por eso que un buen jabón saponificado por lo general es un proceso artesanal y en países como Francia o España, es todo un arte que dificilmente logra escalar.


(Fuente: elements bath and body)


Donde comprarlo es otro inconveniente. Por lo general los fabricantes de jabón saponificado tienen tiendas que son difíciles de descubrir. Si decides probar el nuestro, puedes comprarlo en nuestra cuenta de instagram o directamente en nuestra tienda en línea. Si bien no tenemos una distribución masiva o un local comercial, hacemos envíos a toda Colombia.



40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo